loader image

Ciudadanas ilustres: Franziska Häring

por | Mar 1, 2018

La madre Franziska Häring nació el 26 de diciembre de 1941 en la ciudad de Hesch, Suiza. “Estudió enfermería en Basilea y luego trabajó durante un tiempo en aquella ciudad. Posteriormente Franziska ingresó a una organización de voluntarios llamada Interteam, junto a una amiga de toda la vida. Finalmente, ambas dedicarían la vida a aquello y como voluntarias viajaron por el mundo sirviendo a los demás, aparte de conocer nuevos lugares.

Claro que ambas dejaron en claro a la organización de voluntarios, – viajaremos juntos al mismo destino -, a lo cual accedieron y fue de esa manera que comenzó el periplo por el mundo, donde recorrieron Asia y África. Fue cuando recibieron un comentario donde aseguraron que en Chile necesitaban enfermeras, ellas sin pensarlo dos veces, tomaron clases de castellano y terminaron arribando a Chile en noviembre de 1967, específicamente en el Hospital de Panguipulli donde ingresaron como voluntarias”.

Así se mantuvo hasta noviembre de 1970 cuando retornó a Suiza. A su llegada en suelo helvético, Franziska tenía claro su destino, había sentido el llamado de Dios. Entonces comunicó a sus padres la decisión de retornar a Chile, pero esta vez como religiosa. Una vez concluida su estadía en Europa, retornó a nuestro país enfocada a servir a los demás, pero en nombre de Dios.

En noviembre de 1971 se unió a la Congregación de las Hermanas de la Santa Cruz en Temuco, donde la educación es uno de los motores de la existencia de la agrupación religiosa. Ellos poseen colegios en Santiago, Temuco, Victoria, Villarrica, Lonquimay, Rio Bueno, entre otros lugares. En Temuco ella realizó su proceso formativo como religiosa para luego trabajar como enfermera de la congregación”.

Así se mantuvo como religiosa y enfermera, hasta que fue informada que sería la nueva directora del Hospital de Panguipulli. En 1983 viajó a Zürich a cursar un postgrado de administración de establecimientos de salud. Al año siguiente reemplazó a la madre Mercedes en el cargo.

Su estadía duró hasta el 2010. Fueron 27 años ligados a la dirección del hospital de Panguipulli donde muchas personas conocieron el corazón amable y servicial de sor Franziska. En la actualidad en el recinto hospitalario trabajan 130 funcionarios, entre médicos, enfermeras, matronas, nutricionistas, kinesiólogos, paramédicos, administrativos, choferes y auxiliares personalizados. En la actualidad son dos religiosas que colaboran de forma activa.

En los inicios del recinto de salud, el Padre Bernabé decidió́ construir un hospital y así́ dar atención profesional de parto, siendo el primero en 1956. En ese mismo año las hermanas de la Santa Cruz se hicieron cargo de la instalación y funcionamiento de este establecimiento.

Fue así́, como se percató́ que las carencias más sensibles en la comunidad, como la falta de atención médica y enfermería en el área materno-infantil, ya que los fallecimientos por esta causa eran muy frecuentes y comunes.

Asimismo, ella insta a los nuevos funcionarios y nuevas generaciones a “que sean responsables y tengan las ganas de trabajar, es decir, que tengan la vocación para hacerlo y que no sea tanto por la remuneración, ya que en este tipo de trabajo se requiere disposición a trabajar con la gente y enfrentar los altos y bajos que se necesita para ejercer esta labor”.

Es por aquella razón que el servicio demostrado durante años quedará graficado durante este día y muchos más, ya que Sor Franziska se ganó el corazón de la gente de Panguipulli. Gracias Franziska Haring, en nombre de Panguipulli por siempre.

×

 

Bienvenidos!

Tu consulta puedes hacerla a través de nuestro WhatsApp

× ¿Cómo puedo ayudarte?